Réda Abtouche durante el Encuentro Transfronterizo deportivo y cultural en Llanos del Hospital

Responsable de los talleres artísticos de ADAPEI des Hautes-Pyrénées y director de la Compañía de Títeres Transfronteriza, compuesta por actores de entidades de CADIS Huesca y Adapei des Hautes-Pyrénées. Su obra, "Yahto ou la fleur bleue" será presentada en el Festival de Creatividad y Discapacidad Diversario 2020, en Francia.

Entrevistamos a Réda Abtouche en la segunda ocasión que se reunía la Compañía Transfronteriza de Títeres, el pasado mes de enero en Llanos del Hospital (Huesca), con motivo del último encuentro deportivo y cultural impulsado desde el proyecto PYRHEQUAL.


El proyecto. Un espectáculo de arte escénicas organizado dentro del proyecto de cooperación transfronteriza PYRHEQUAL…

Era importante hacer una creación común. Queríamos demostrar que nos habíamos apropiado algo, teniendo un lenguaje común, trabajando a partir de nuestras diferencias y también desde nuestras dificultades.

Desde el principio pensamos que era una idea muy bonita; y muy interesante también por el reto que suponía: una actuación en dos idiomas, transmitir al público lo que queremos decir en castellano y en francés…

Con esta actuación transfronteriza aspirábamos a crear era un vector de vínculo social y es lo que hemos fomentado a lo largo del proyecto.

La obra. “Yahto ou la fleur bleue”

Ante todo, decir que es una obra original. La hemos pensado y la hemos escrito ex profeso para Diversario. Queríamos una historia que nos hablara de los dos lados de la frontera y de una temática común para España y Francia. De ahí surgió la idea de la historia de cada uno de nuestros países con el exilio; un exilio que muchos han conocido. Y queríamos dirigir la historia a un público joven.                         

La Compañía.

Aún no te puedo hablar de cómo son, de quiénes son, los miembros de la Compañía: es pronto, es la segunda vez que nos juntamos. Lo que sí te puedo decir es que sí ha habido encuentro, un encuentro con la magia del ser humano. La magia del encuentro. Y sí puedo decir que ya existe la Compañía. Eso es magia, no se explica. Teníamos que conoceros antes de llegar a la distribución de papeles.

Somos seis personas los que formamos la Compañía... Lo importante era que todos conociesen la historia en su globalidad y la entendiesen, más allá de su propio papel. Y nos hemos dado cuenta de que cada uno se ha apropiado muy bien de su papel. Veo que son muy receptivos y cada uno da mucho de sí mismo. Eso es lo más importante de todo: se lo están apropiando. Porque sugieren, hacen propuestas. Eso quiere decir que lo están haciendo suyo, y es muy importante.

Lo que me demuestra que hay una progresión y que están dando mucho de sí mismos es en el uso de las marionetas. Porque hoy, al final de la mañana ya he visto que le querían dar una intención a la marioneta (es difícil actuar con marionetas) y he visto que había una evolución a nivel técnico y también a nivel del placer de encontrarse… y eso, es mucho.

Y estoy muy orgulloso de que esto haya sucedido en tan solo dos ocasiones que nos hemos reunido. Ahora lo importante es cuidar este encuentro, esta magia… tenemos que ir muy paso a paso. Vamos a juntarnos en tres ocasiones más antes de ir al festival. Pero cada uno seguirá ensayando en su país su parte, seguiremos trabajando lo que se pueda trabajar por separado.

Ensayo en Llanos del Hospital enero 2020

Objetivos de “Yahto ou la fleur bleue”.

Es una actuación dirigida a público joven, niños, familias… Lo que me gustaría es que la gente se haga preguntas, querría provocar pensamiento, reflexión. Y provocar el intercambio; quisiera que esta obra fuera un instrumento pedagógico para que la gente se plantee, por ejemplo: ¿por qué el protagonista se ha ido, por qué ya no puede hablar? ¿Por qué tiene un color diferente? Que la gente se interrogue por qué hay este sufrimiento y por qué hay gente que ha tenido que marchar de su tierra. Con lo que vemos cada día, en la actualidad, creo que son preguntas muy oportunas. 

Lo que me gusta muchísimo es que sean personas con discapacidad las que lleven la voz y provoquen este dialogo, porque ellas mismas forman parte de una minoría, de un colectivo amenazado por la exclusión. Por eso pienso que aún tiene más sentido que lo hagan ellos.

 

 

 

Ensayos de la Compañía Transfronteriza de Títeres